© 2019 admin. All rights reserved.

FLORIÁN

.

FLORIÁN
.
Fue al revés, la maestra
se enamoró del niño.
Se enamoró del nombre.
Se enamoró de las flores del nombre.
Florián, florecerán
del verbo al sustantivo.
Era primer grado.
El grado cero del amor.
Alguien dijo que era sólo amor maternal
como si eso fuera poco
como si no fuera, acaso
el origen de todo.
.
Florián le llevaba flores a la maestra
y ella volvía a casa
y las ponía en el agua
de nuestros floreros de alabastro.
Lejos de sentir celos, yo amaba
el amor de ella por el niño florido
porque cualquier amor de ella
era genital para nosotros
y ella me decía,
o más bien, me explicaba
que yo debía creer en la primavera
del niño de primer grado.
.
En una fiesta escolar
fui a conocerlo y entendí que
el nombre era su forma,
Florián era un lirio, lánguido
reservado, sutil, miraba
el mundo desde las raíces
sonreía tímido con ojos sedientos
del agua del regador.
.
Más tarde, yo y la maestra
llegamos a tener, incluso
la última flor del otoño
pero Florián fue el primero
y no era nuestro
aunque nunca comprendí
los términos posesorios
de la sangre y de las leyes.
.
El grado cero del amor
es una maestra de primer grado
y la eufonía de un nombre: Florián.
Florián decía ella como una incantación:
debes creer en la primavera
desnuda y abierta en la cama
como si hiciera falta
decirle eso a las flores.
.
.
……………………..Marce………
29-09-19
foto, Edouard Boubat.