© 2020 taller. All rights reserved.

CALI ESQUIVEL – Laprida 563

.

Taller literario de la calle inclinada

,

Rosario es muchas cosas a la vez, es geografía, que al recostarse al río, el Paraná es metáfora, la historia junto al puerto, y para la memoria, granero del mundo. En un señalamiento Laprida 563, se impone por estar ahí, su lugar “calle inclinada”,  epíteto que identifica a la planta alta donde se tejen ilusiones, entre relatos y pasión. Marcelo, el inspirador del taller literario, deshila citas de autores, con el lenguaje y la escritura, que nos convoca al deseo en días jueves.

Laprida es sesgada topografía de antiguas barrancas, perpendicular al río. Para los archivos se llamó «Comercio» y por ordenanza del año 1905 lleva el nombre actual. Esta arteria se inicia a la altura del 500 y su recorrido se extiende en 62 cuadras, según la orientación de norte al sur. En el inicio del siglo veinte este tramo fue residencia de casonas de familias acomodadas. Hoy conserva viejas fachadas. Este solar es testimonio de aquellos tiempos.

Según de donde vengas, esa cuadra se sube o se baja, ahí está el timbre y la puerta verde, el espacio se amplía junto a la escalera en doble altura; al transitarla, los objetos colgados anticipan el mobiliario, puerta a cancel, los ambientes se conectan entre sí; las paredes saturadas alojan cuadros de marcos llenos y vacios, reproducciones y originales de obras chicas y grandes. Hay fotos de personajes que con la pura presencia dialogan. La circulación rota del espacio escritorio continuando a la sala de la casa, en doble función de biblioteca; en la centralidad una mesa ratona de libros apilados  esperan junto a copones de vidrios con golosinas, arriba cuelga un ventilador siempre funcionando. El ventanal y la luz de calle presiden a todo el perímetro con los asientos: sillones, sillas y banquetas. Frente a mí, un marco en el que se destaca la autoría de Lichtenstein, representa un perfil de mujer que llora y evoca al hombre. Es una imagen del arte pop, una viñeta de comic ampliada en escala grande, el pixelado mecánico aquí son puntos relevantes. Ese cuadro, en el que no veo belleza, lo tengo en frente y me interpela, siempre con algún pensamiento.

.

………………………………………………………………………………………………..

La Planta Alta del 563

Cuando  una sociedad no asume su tradición, ese olvido es vacío. Rosario tiene un pasado prostibulario, su puerto granero del mundo y algunos hechos culturales que la hizo relevante. Muchos de sus visitantes fueron ilustres y otros anónimos, algunos se hicieron visibles y hay quienes se ocultaron.

Lo que relato puedo afirmar a ciencia cierta, que en 1969, antes de separarse, estuvieron en Rosario, los Beatles, sí, lo que lee… ¡los Beatles!. Hay fotos de ellos caminando por el Monumento, al igual que la famosa tapa de un disco donde cruzan una calle sobre las cebras pintadas en el pavimento. Unos jóvenes que fumaban marihuana se sorprendieron al verlos y comenzaron a cargarlos…  ¿Qué… se hacen los lindos, ahora, disfrazados de Beatles? El único que hablaba un poco de español era Paul, y les respondió con una mala pronunciación “…esa cosa green que consumen no sirve…” “…la bombilla que beben de Argentina es medicina…”.

Los muchachos se cagaron de risa, y todo terminó olvidado. Esa fue la extraña salida que hicieron, él único que lo vio y reconoció fue Cachilo, que le sugirió algunas letras y luego lo registró en una pared: «le dije a los Beatles, aquí está la bandera idolatrada, regalada”.

Tiempo después, me chiflaron que no se habían alojados en hotel y durmieron una noche en el departamento de la planta alta del 563 de la calle inclinada. Pasaron la noche escuchando los Chalchaleros, comieron empanadas y tomaron mucho vino tinto.

.

……………………….Cali Esquivel

Final del verano 2020

……………..

COMENTARIO – Marcelo Scalona: clarísima comprensión de los dos lenguajes. El primer texto, claramente descriptivo-informativo, compone los elementos cual arquitecto, informando técnicamente el desarrollo de la casa así como sus adornos o mobiliario, integrado todo en aspectos culturales, sociales, artísticos y finalmente, en la última línea de dicho texto, sin embargo, aparece una declinación o disputa o duda estética respecto a un pintor en particular, lo que abre o desliza el texto a lo literario, que va a ser retomado con vigor en el segundo texto, donde aparecen otros paradigmas de sentido: el humor, la fantasía, lo inexplicable, la parodia y lo mejor de todo, el intertexo, gran recurso literario, en este caso en cabeza del poeta popular de Rosario, Alberto Cachilo, atribuyéndole uno de sus aforismos a la fantástica visita de Los Beatles a la ciudad. La prosa de este segundo texto, a diferencia del primero, es mucho más fluida, fresca, intratable, en sano contaste al rigor del informe del primer texto. Se percibe en esa disposición de apertura del lenguaje, en su crisis (insinuada con el tema Lichtenstein al final del primer relato), el núcleo de la atividad del taller, el deslizamiento, el paso, de un lenguaje a otro, de un sentido a otro. EXCELENTE.