© 2020 taller. All rights reserved.

La foto – la epifanía

.

Había llegado a las dos terceras partes de la novela y no sabía exactamente cómo iba a ser el desenlace, ni siquiera un buen título que justificara tanta peripecia o 700 páginas. Un 18 de septiembre de 2016 encontré este hotel (MI SUEÑO) en un pueblo entrerriano (Lucas González), y llegué hasta donde había vivido José Hernández (un intertexto hasta allí), en esa zona, eso me trajo el recuerdo de mis dos sueños con Perón en el cine América, mi viejo, el cartero de Pichincha, y los hoteles del correo en las sierras, y Perón pidiéndome (en los sueños), hacer los hoteles obreros en las islas frente a Rosario. Y en el medio de todo, el recuerdo de Burt Lancaster y el film «El último tren», ambos, ídolos de papá y del viejo. Y Lopez Rega cada vez más molesto en la escena secreta (el sueño) en la sala de proyección del cine.
Ahí se hizo el punto de giro, y siempre ayudado por la realidad nacional tan inspiradora, me fui al final casi al galope. Pero debo reconocer que esa imagen fue una epifanía. Hoy hace 4 años.
(18 septiembre 2016).