© 2020 taller. All rights reserved.

ENRARECIDO (frag)

#ENRARECIDO……pag. 29.

.

«Esteban sabía los días que no iban a coger. Era fácil, porque Renata, ni bien subía al auto le pedía que buscase un kiosco o farmacia donde comprar Ibuevanol. Forte. Más adelante ya no decía la marca, solamente «Forte» y él sabía. Ni hola ni un beso. Forte. Esa clase de chica, lo único peor hubiera sido escuchar AZT.

–Uy, qué dolor…

–Hijo de puta, no te rías.

Esteban sabía que después ni siquiera tomaba la pastilla y la elipsis era más larga, no le dolía la panza, le dolía él. Entonces la llevaba de regreso a su casa, pero lo más común era que ella quisiese bajar en cualquier esquina. No había casa donde no viviera algún ex novio o amigo bailarín o enemigo músico o acosador simpático.

–¿Acá quién vive…? -preguntaba él sonriente.

–Un pibe que hace cine, voy a bailar en un corto de unos payasos muertos.

–Cierto, ésta es la casa de Fellini.

–Hijo de puta… andate…

–Si necesitan un payaso…

–Sí, uno muerto…

Cuando ella bajó del auto, Esteban adelantó la boca y quedó pagando.

–Mejilla, por burlarte.

–Mirá, ahí tenés un polirrubro. Ja.

–Y acá tenés el tuyo -dijo ella, agarrándose el pubis-. Cero a veinticuatro. Cerrado -dijo-. Esa clase de chica. »

.

.

…………Marcelo Scalona….

Enrarecido, novela,

Ed Fundación Ross, 2008