© 2021 taller. All rights reserved.

NOMADLAND

.

#NOMADLAND (Dirección Chloé Zhao- Libro Jessica Bruder)

.

Ya ganó los Festivales de Venecia, Chicago y algunos más y sospecho que con lo ubicua que es la Academia de Hollywood, ahora que no está más en «La casita del árbol» el monstruo de Trump, el mes próximo va a ganar (debería), varios OSCARS.

Hay que remontar mucho hacia atrás (pensé en «París, Texas», o «Nostalghia» o «Detrás de los olivos») para encontrar este rango de sublime. Todos esos apelativos de la caja, en este caso, son pertinentes. Acabo de verla por segunda vez en 24 hs. El verdadero arte es una experiencia personal para el espectador, lector u oyente. Una epifanía o revelación que nos entrega un acto puro de conciencia del sentido de la vida y de contemplación de la verdad y la belleza. NOMADLAND es una crónica (el libro) de Jessica Bruder (reconocida periodista de EEUU) que narra la vida de millones de norteamericanos que viven en trailers o furgonetas, en la ruta, sobre todo después de perder sus casas en la burbuja inmobiliaria de 2008, trabajadores golondrinas o inmigrantes en su propio país.

Eso convierte al film también en una gran alegoría universal de los 800 millones de humanos nómadas que hay en este momento en el planeta Covid.

La directora CHLOÉ ZHAO (y dale con los chinos) maneja a la perfección el criterio oriental del wabi sabi, la belleza y verdad que se encuentran en lo imperfecto, lo irregular, lo impreciso, lo incompleto. No se les ocurra pensar que es otra película minimalista más. NO, este film es la épica de los perdedores pero sin un solo golpe bajo y tampoco con la repetición de tonos opacos o apagados como cliché del aburrimiento de algunos que creen que hacer cine independiente es hacer una toma de 20 minutos a la puerta de un placard roído (esta última frase es de Jarmusch).

.

No, esto es un road movie, transparente, eso sí, acá no hay trucos, es como remontar una nación desde «Hojas de hierba» (Walt Whitman) hasta hoy.

La historia es dura y tremenda, pero se transforma en un canto a la dignidad y la resiliencia sin ningún simplismo ni concesión. Está claro que los consumidores de entretenimiento saldrán antes del living o de la sala, sigan con Netflix (siempre que puedan seguir pagando el abono), los demás, sobre todo mis amigues, háganse el favor de ir corriendo al videoclub y vivan esta maravilla.

.

FRANCES MC DORMAND (capo lavoro), podría haber hecho el protagónico del film (que será recordado para siempre), sin texto. Es tal su capacidad expresiva que podría hacerlo, pero el texto es tan poderoso como en guiones inolvidables de John Houston u Orson Welles. Lo comparto con la certeza y felicidad serena que dejan las grandes obras de arte, que además, se vuelven inolvidables.

……….Marce Nomalumbré.

.

.