© 2019 admin. All rights reserved.

Club Atlético Aristóteles

.

En mi casa de infancia siempre hubo escasez de recursos (el manjar era el arroz con manteca, mi vieja nos hacía la ropa, mi viejo siempre tuvo dos laburos, un Fiat 600 usado y vacaciones sindicales), pero nunca hubo escasez de esfuerzo, creatividad, ética y afecto.
Mis viejos, sin saber (lo mejor de saber es no saber), eran un modelo aristotélico (La poética): LOGOS – ETHOS – PATHOS.
.
Vivimos en un mundo donde todos los recursos son escasos y las necesidades crecen, el famoso derrame capitalista es el nuevo opio de los pueblos, pero aún con esas limitaciones, muchos proyectos personales o colectivos fracasan por escasez de esfuerzo, creatividad, ética y afecto. Estoy hablando para aquellos que de un modo u otro tenemos formación, medios, algún poder o lugar desde el cual construir, enlazar, sostener el CLUB ATLÉTICO ARISTÓTELES, más viejo que el mundo: LOGOS-ETHOS-PATHOS…
.
Me imagino con este frío y lunes, yendo hasta la plaza con mi viejo, sentarnos un rato al sol o yendo hasta la punta de línea del 143 rojo (en sus últimos días le gustaba hacer eso, viajar en bondi de punta a punta de las líneas, se perdió dos veces…), y yo decirle que él, al fin de cuentas, era un aristotélico y él preguntarme qué era y si era cierto que Menem había dicho que tenía los libros de Sócrates, y al final, lo de siempre, preguntarme cuándo jugaba Central, cuándo volvía el torneo y yo repetirle 4 o 5 veces, el día y la hora, mientras mamá vigilaba el hervor del arroz, al dente, como el logos, el ethos y el pathos…
.

…………………….#Marce….
en la foto, el bebé es mi hermano, yo todavía estaba en la estratósfera de Menem o en la cueva de Platón, a unos 5 años de distancia de la tierra, pero ya vivía en sus sueños.