© 2021 taller. All rights reserved.

Andrea Lou Pereda

.

«Andrea Lou era más joven que él y en esa época tenía muchas pulseras, aros, anillos y sobre todo tatuajes: amor y paz en distintos idiomas, varias iniciales, estrellitas, flores y varios ojos exóticos, aunque ningunos tan verdes y bellos como los suyos. Unos tatoos más bien pequeños y repartidos en los pliegues de la nuca, de la muñeca, del dorso de la mano y al final de la espalda o el nacimiento del pubis.

Mariano, que no tenía tatuajes pero sí prejuicios, pensó con algo de nostalgia y tristeza que quizá a la edad de ella no había amado a nadie con tanta fuerza como para grabárselo en la piel».

.

(ANDREA LOU… work in progress, la saga de El Hotel…)