© 2021 taller. All rights reserved.

El Chino barre

.

El Chino barre las hojas de otoño y las acumula en una caja de aceite Zanoni. Con el escrúpulo de un cirujano, se toma una hora para barrer cualquier pólipo de las baldosas. A las siete de la mañana ensaya un trazo grueso con la escoba de paja y recoge a granel un manto de ocre embarrado que dejó la lluvia.
Luego, siete y media, busca un escobillón plástico y una pala (todo verde, como su té favorito y el portón del súper) y persigue las hojas rebeldes que el viernes han escapado al cordón y los charcos.
El último tesoro de la faena son esas hojas doradas y crujientes que, cuando yo era niño, pensaba que eran fetas del árbol, un fruto, en vez de hojas secas, unas rodajas de paraíso, de sauce o de plátano, creía, para que el otoño desayunara la belleza del mundo al salir el sol después de la lluvia.
.
(La novela china, frag).

………….Marcelo Scalona.